Salón Amador: La Sabrosa República Sonora

12:51


Allí, en la Medellín de los siglos XIX y XX, vivió un hombre millonario, amante del lujo y las excentricidades. Fue el primer hombre en traer un carro al país, el principal accionista de las sociedades mineras más importantes de la época y contribuyó enormemente al desarrollo del departamento; construyendo obras de impacto social, entre las que se destacan carreteras y puentes. Además de eso, Corioliano Amador era reconocido por amar el lujo, por ser excéntrico, por sus viajes y sus fiestas, era sin duda un sibarita de su época, de alguna manera, el Gran Gatsby criollo.

Esa particular persona es quien inspiró al colectivo Breakfast Club para idear el lugar de fiesta de Corioliano, un lugar en donde además de escuchar buena música se pudiera beber el mejor licor, donde la fiesta fuera excelente y sin precedentes. De allí nace Salón Amador, que abre sus puertas en la Tacita de Plata –Medellín- el 1 de junio de 2014 con la excusa perfecta de darle a la ciudad un lugar donde la #MúsicaTremenda fuera su mayor bandera. “Nos imaginamos un sitio que estuvo en su esplendor hace un tiempo y que cerró sus puertas, y luego de 100 años reabre con unos retoques pero conservando su esencia”, apunta Manolo Arango, DJ, Gerente y Curador Musical del Breakfast Club y Salón Amador. Esto lo refleja perfectamente su decoración; adrede tiene paredes sin terminar, destruidas o desgastadas, todo el sitio está maquillado bajo la dirección de un especialista en sets de películas que se encargó de foguear ventanas e incorporar vegetación al lugar para dar ese aire de abandono, tratando de mostrar un sitio decaído y que había quedado en el olvido, pero que restituye su lujo con un poderoso sonido y una barra en mármol, con un espejo imponente y con detalles dorados, donde reposan las botellas del mejor licor nacional e internacional.

Precisamente estos aspectos lo convierten en un bar discoteca – que goza con un posicionamiento absurdo, con tan solo tres años de existencia, como uno de los mejores y más exclusivos de la ciudad-. Para Manolo, “el sistema de sonido con el que cuenta el bar es robusto y nítido y de muy buena calidad, da esas condiciones para que sea un bailadero y no solo un sitio como para sentarse a escuchar música y tomarse unos cocteles, sino que se convierte en un sitio de rumba”, y no es para menos, Salón Amador, que además es la casa de Breakfast Club, recibe constantemente artistas y DJs que se encargan de poner a vibrar a sus asistentes con un sonido seductor que enamora a cada uno de los que visitan el sitio los fines de semana.



Los shows que se presencian en la Sabrosa República Sonora incluyen a los mejores DJs y artistas de la escena local e internacional, incluidos claramente en el estilo musical por el que se declina, moviéndose entre el house, el deep house, el tech house y el slow house. Entre los que han pasado por los aposentos de Amador se encuentran Kim Ann Foxman, Slow Hands, ÂME, Mike Shannon, Adana Twiins, The Groove Socity, Heidi, Soonja Moonear, entre otros. Todo un repertorio que fin de semana tras fin de semana toma al Salón como su casa por una noche.

Pero más allá de nacer como una casa para albergar artistas y ser un epicentro de música tremenda, Salón Amador re abre sus puertas para que aquellos amantes de lo diferente, de la buena música y el buen licor tuvieran su sitio, un sitio de calidad. “Yo realmente en Medellín no tenía un sitio donde poner música porque finalmente yo soy quisquilloso con el sonido, me gusta que si yo voy a poner algo pues el sistema de sonido responda” señala Manolo, uno de los socios gestores del proyecto, “yo siempre había sonado tener un sitio con un buen sistema de sonido, donde se pudiera hablar, donde hubiera una buena oferta de licores, donde se pudiera tomar un buen licor, un trago fino, un sitio donde uno se sienta como uno”.

Ese sueño, hecho realidad, al principio no tenía ningún letrero que lo identificara, había cierta mística con sus eventos y con lo que pasaba allí: lo que pasa en Amador, se queda en Amador, y aunque ahora el letrero de Música Tremenda ilumina las escalas que llevan a la puerta de la casa, el voz a voz y las recomendaciones de quienes empezaron a dejarse cautivar por la propuesta posicionaron en tan solo seis meses el lugar, que ahora deja entrever un poco más su esencia y que hasta el momento ha cautivado a sibaritas, modelos, fotógrafos, artistas, personajes del mundo de la moda y personalidades reconocidas de la ciudad. Y es que el lugar, que solo abría sus puertas los viernes, ha llegado al punto de abrir desde los jueves, e incluso, los domingos de puente, con una propuesta incluyente que han titulado la noche Straight Friendly, donde la comunidad LGBT se toma Salón Amador como su sitio de rumba.

Su éxito y su reconocimiento se han ido forjando, y entre esas estrategias de crecimiento se debe hablar de su línea gráfica impecable y de su lenguaje, que hace alusión a épocas pasadas; no es gratuito que se hable de Sabrosa Republica Sonora para hacer alusión del sitio o de Tacita de Plata para referirse a Medellín, frases icónicas que empiezan a marcar, como su famoso Música Tremenda o el comentado Prohibido Hablar de Política, plasmado en una de las paredes del lugar. “Cuando salió Salón Amador estábamos en época de campaña electoral, un momento en el que todo el mundo hablaba de política y estábamos hartos, se sintió como que la gente vino y hubieron varios comentarios sobre la libertad de expresión, pero lo entendieron mal, por el contrario, es un sitio para venir a bailar y ya, no hable de lo cotidiano” cuenta Manolo.

Cada uno de estos aspectos los resume Manolo a modo de invitación para que se dejen enamorar del lugar: “Salón Amador cuida los detalles, nos preocupamos porque la experiencia de las personas que vengan sea la mejor posible, porque sabemos que tenemos un sitio lindo, bien organizado, con un personal que está completamente preparado para dar un buen servicio, porque tenemos un sistema de sonido increíble, porque tenemos una curaduría musical, que dentro de la electrónica, podría ser la más bien hecha en la ciudad de Medellín en la actualidad, y porque es un sitio en donde sin darte cuenta vas a pasar una noche espectacular”.







Salón Amador está ubicado en la Carrera 36 #10-38 en la ciudad de Medellín.
Fotos: Cortesía Breakfast Club

You Might Also Like

0 comentarios